sábado, 17 de enero de 2009

Lubina con tomate al aroma de tomillo


La receta es antigua. Aparece en el libro Gastronomía Vasca de Rafael García Santos como receta del restaurante Zuberoa, un templo de la cocina vasca con sus fogones y comedores dentro de un caserío con 600 años de historia. Desde aquí mi reconocimiento a ese genial cocinero que es Hilario Arbelaitz. Os pongo el enlace porque es muy recomendable el paseo virtual por el restaurante y por su carta.

Buena semana

20 comentarios:

Pilar - Lechuza dijo...

Si es lo que siempre digo y aunque sea repetitiva no me cansaré de decir que en la sencillez está la perfección. Y esta lubina es la muestra de que no hay que complicarse la vida en la cocina para tener platos maravillos y saludables.
Un 10 socio!

Su dijo...

Que plato mas magnífico nos has preparado hoy.
Enhorabuena Josemari, da gusto verte trabajar, lo demás sobra.

delantal dijo...

La lubina es una de mis prefes, aunque la merluza, la corvina, la urta, la dorada, el bonito...jo, empiezo a babear.
Me encanta lo de despepitar los tomates, porque es complicadito Josemari y tú lo haces como el que lava y no enjuaga. La cebolla bien pochada y la salsita de tomate natural, espesa y fragante a tomillo, míra que no se me había ocurrido a mí, que el tomillo casi siempre se usa para carnes.
Magnífico.
Ah, bonita camisa¡
;)

Anónimo dijo...

Genial, como siempre, la sencillez de la receta y el sabor de la lubina casi en su jugo, me ha encantado, un abrazo angelamh.

Begoña dijo...

Yo también soy de la opinión de Pilar. Las recetas cuanto más sencillas mejor. Todo es cuestión de calidad de ingredientes. Y tu lo bordas....
Un saludo, Begoña

Josemari dijo...

Pilar, cuando sale bien una receta con tres ingredientes, es un triunfo. Por eso me gusta tu cocina, porque eso lo consigues en muchísimas ocasiones. Un abrazo pa ti y pal Sr.D.

Susana, me voy un día a tu casa y te grabo un hojaldre. Eso si que iba a ser un espectáculo, tus manos trabajando la masa.

Delantal, si falta trabajo, despepitador de tomates, eso esta claro, es lo mío. El tomillo le va muy bien, al menos en esta receta, pero solo un poco, un ligero sabor a tomillo. La camisa, chula, pero muy lejos de la de tu hermano Jose Mª....jajaja

Angela estaba muy rica, esa es la verdad. Es una receta que me ha gustado muchísimo.

Begoña como bien sabes, y además lo practicas, la cocina vasca es un poco eso, el sabor simple de los buenos productos. Intentaré seguir en esa línea pero sin dejar de lado la mezcla, la combinación con otras formas de cocinar, con los olores del Sur, por ejemplo, que tú conoces perfectamente. Un abrazo.

Margarida dijo...

Sencillo y delicioso ¿qué más qse puede pedir?
Plato genial para no alimentar flotadores corporales que me copio rápidamente ;)

delantal dijo...

Jajajajaja, sí, tu tocayo cuida mucho su look.

Salmorejocordobés dijo...

Enhorabueba por la receta. Si la materia prima es buena, este plato tiene que salir magnífico. Lo pondré en práctica, como la mayoría de tus recetas que ya he hecho. Saludos cordiales.

cuatro especias dijo...

La lubina es exquisita y el tomilla también.
Me imagino que la mezcla debe ser excepcional.
Un beso

Josemari dijo...

Marga, flotadores????...que es eso???...tú usas????

Salmorejo, que bueno cuando alguien te dice que las ha hecho. Me alegra.

Cuatro especias, desde mi punto de vista, un plato muy rico.

Mi nombre "Natanael." dijo...

Hola Jose Mari,me gusta mas con la piel para arriba,pero solo es estetica, tambien hay una forma que es apartarte una cucharada de cebola caida y ponersela en medio para cerrarla y seguir con todo tu procedimiento,te coge altura y queda superjugosa,tu plato con tu punto de decoracion esta genial como siempre.saludos

Tximeleta dijo...

¡Qué buena la lubina! Me encanta.
Quizá sólo sean manías o costumbres pero yo también prefiero con la parte de carne doradita hacia arriba. Se me hace más apetecible.

Tengo asociado a la lubina un recuerdo infantil muy grato. Con 4 o 5 añitos, yendo con mi padre de madrugada a la playa para ver si había picado algún pez en las tablas que había puesto con la bajamar. Yo corría y corría por la arena para ser la primera en ver un pequeño bulto a lo lejos que muchas veces resultaba ser una enorme lubina. ¡Qué orgullosa llegaba con ella (casi no podía levantarlas) para mostrárselas a mi madre!
Deliciosa la tuya y una nueva forma de prepararla que apuntaré.

Arantza

Josemari dijo...

Natanael, pues también tiene que estar bien esa forma de presentar. Lo anoto para otras preparaciones.

Josemari dijo...

Arantza, tienes recuerdos asombrosos y emocionantes y lo mejor de todo es que te sigue trayendo chipirones. El bulto en la playa...¡aitaa!....¡aitaaa!....qué bueno.

Anónimo dijo...

¡Hola! oye me han gustado mucho tus recetas, me las he pillao y tan muy interesantes, espero sigas publicando nuevas recetas, yo desde por acá en Venezuela voy a estar pendiente. Saludos. Shelley

Anónimo dijo...

si deseas responderme mi correo es shellinparkin@hotmail.com Shelley.

intelligence dijo...

hermes birkin bag
hermes birkin
hermes bag
hermes handbags
gucci handbags

Salmorejocordobés dijo...

Hola Josemari,
Como te dije en mi anterior comentario, iba a probar tu receta y la hice el pasado viernes y ha sido todo un éxito. Mi comensal más exigente que es mi esposa dio buena fe de lo delicioso del plato. El aroma de tomillo, genial (estrené la maceta de tomillo fresco que me regaló mi mujer el otro día).
El video, como siempre, magnífico.
Saludos desde Córdoba

Josemari dijo...

¿Que tal Salmorejo?. Me alegra que le haya gustado la receta a tu señora. Yo siempre contrasto la opinión severa de la mía y te aseguro que más de un plato se ha quedado en el camino. Qué bueno es el tomillo natural. Un abrazo a los dos.

Related Posts with Thumbnails